Nuestra Familia Religiosa
  • Instituto del Verbo Encarnado:

El Instituto del Verbo Encarnado (IVE), es la rama masculina de la Familia Religiosa del Verbo Encarnado, sus miembros son sacerdotes, seminaristas y hermanos.

El IVE fue fundado en Argentina el 25 de marzo de 1984 por el Reverendo Padre Carlos Miguel Buela. Ese mismo día, San Juan Pablo II consagró el mundo entero a la Virgen de Fátima.

 El IVE toma su nombre del acontecimiento de la Encarnación, que es el "misterio primero y fundamental de Jesucristo" (San Juan Pablo II). La Palabra de Dios vino al mundo, tomó una naturaleza humana y vivió como un hombre para salvarnos.

Por eso, el Instituto está a disposición de los Obispos para asistirlos en sus Iglesias locales proveyendo formadores para los seminarios y sacerdotes para la atención de parroquias y colegios de diversos niveles. En la tarea pastoral se dedica de modo especial a la predicación de misiones populares según el método de San Alfonso María de Ligorio y de Ejercicios Espirituales según San Ignacio de Loyola.

  • Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará

 El P. Carlos Miguel Buela, el 19 de Marzo de 1988, funda en San Rafael, Mendoza, Argentina, al "Instituto Servidoras del Señor y la Virgen de Matará" (SSVM). Este Instituto y el Instituto del Verbo Encarnado (IVE), junto con la Tercera Orden Secular forman la Familia Religiosa del Verbo Encarnado.

Los dos institutos religiosos comparten el mismo carisma, tienen constituciones gemelas y ambos incluyen las ramas activa y contemplativa.

Los miembros de las SSVM son religiosas que profesan votos de castidad, pobreza y obediencia, y un cuarto voto de esclavitud a María, al igual que la rama masculina de nuestro Instituto.

El P. Buela funda este Instituto con el “único anhelo de darle a Jesucristo esposas según su Corazón”, es por eso que la vocación principal de las religiosas es la de ser esposas de Cristo y madres de las almas a través de los votos de su consagración, cumpliendo de este modo con su propia feminidad.

  • Tercera Orden Secular

La Tercera Orden secular de nuestra Familia Religiosa la comprenden "un grupo de fieles laicos, cuyos miembros viviendo en el mundo, desean participar del espíritu de este Instituto para buscar de modo más seguro y eficaz la propia perfección cristiana en todo el amplio campo de la vocación laical bajo la alta dirección de este Instituto y para realizar la santificación de todos los hombres por medios de las obras del apostolado".

 

Los laicos de la Tercera Orden del Instituto del Verbo Encarnado forman con nosotros una única familia, unidos por la misma fe, los mismos fines, la misma misión, el mismo carisma, la misma índole y el mismo espíritu.

Posee un fin doble, el mismo que el del Instituto: por un lado busca la mayor gloria de Dios y la salvación de las almas, tratando de santificar a sus miembros según su condición laical.

Por otro lado los miembros comprometen todas sus fuerzas para inculturar el Evangelio en todo el mundo, buscando ordenar sus asuntos temporales según Dios, manifestando a Cristo a los demás, principalmente con el testimonio de vida y la irradiación de la fe, de la esperanza y de la caridad.